lunes, 28 de diciembre de 2009

Andreas Niedrig

Uno de los triathletas mas queridos en Alemania posiblemente por su pasado como heroinómano y su posterior rehabilitación. Los problemas con las drogas le llevaron a tener que robar para seguir picandose y de aquí a estar varias veces detenido por ello. O terapia o al talego...eligió rehabilitación y tras 14 meses parece que estaba curado y con su hija esperándole. Ya con 26 años y 3 limpio decide preparar una maraton en 3 meses...2h43'. Los años de entrenamiento de pequeño en la piscina y sus marcas de entonces seguían en él y salían de nuevo a relucir. El salto al triathlon se produjo al unir su nuevo hobby con su pasado piscinero y de aquí hasta las 8h07' en Roth como mejor marca. Dice en una entrevista que una de las carreras de las que más satisfecho se encuentra es de su 44º puesto en Roth 2006 y sus 9h03'. Después de 9 operaciones en el pie por una tendinitis en el tendón de Aquiles y con parte del hueso necrosada se pasó 2 años con muletas hasta poder recuperarse y preparar este Ironman con la determinación de retirarse del triathlon tras acabarlo...pero le gusta demasiado este deporte y aún sigue dándole fuerte a pesar de tener más de 40 años y sabedor de cuál es su lugar ahora. Os pongo un par de fotos que me gustan de aquél día del 2006, tuve la suerte de estar allí fotografiandolo y poder saludarle más tarde. Os aseguro que la gente que le esperaba en meta lloraba como magdalenas.

7 comentarios:

Carlos dijo...

EL IRONMAN TIENE HISTORIAS MUY GRANDES!!!!

Luis Recuenco dijo...

Que historia más bonita.

Anónimo dijo...

Gracias Aitor por compartir con nosotros estas fabulosas informacones e historias de vida, se aprende mucho!!

Felices fiestas!!

Lionel

Pedro Mª - pmcampoy@gmail.es dijo...

Como dice Lionel, gracias por contarnos su historia. Si sera fuerte el triatlon que fue capaz de quitarse de la heroina y no se puede quitar de machacarse.

Un abrazo y felices fiestas

Rubén dijo...

Gracias por compartirlo... cuánto sabes jefe!!

Dani dijo...

Nunca es tarde para nada. Yo llegaré a Hawaii, a pesar de no haber pasado por la heroina.

Fernando Moreno dijo...

Conozco un caso de alcoholico por aqui que cuando decidido rehabilitarse se puso a correr y no veas como anda el tio de estar tirado por las calles a dejar tirados a todos. El tiempo pone a cada uno en su lugar